20 diciembre 2014

DIY · Bolas de Navidad

¡Ya estamos entrados de lleno en las fiestas de Navidad!

Aquí os dejo un detallito que a más de uno os puede salvar para entregar un regalo de última hora, los amigos invisibles... también podeis hacerlos para vosotros mismos!


Pues sí, se trata de estas fabulosas bolas de Navidad. Desde pequeño me han fascinado y siempre he querido tener una, así que de 2014 no pasa! Eso mismo han pensdo las personas a las que he obsequiado con ellas.

Para realizarlas necesitamos:
- Tarros de cristal con tapa.
- Figuritas impermeables, ramas...
- Purpurina variada.
- Glicerina (es lo más complicado de encontrar, yo la he comprado en la farmacia).
- Silicona caliente.
- Lazos y cuerdas para decorar.
- Agua.


Una vez localizados los elementos que vamos a introducir en los tarros para exponerlos a la nevada, vamos a clasificar cada figurita con los elementos que le acompañarán en cada uno de los tarros individualmente, para que no falte nada a la hora de ponernos manos a la obra.
Para preparación del tarro y estos elementos yo he optado por hervirlos y retirar los restos con jabón, amoniaco y un paño.


El proceso es muy sencillo hay que fijar las piezas a la tapa o el fondo del tarro, lo que sea más cómodo según la forma del mismo. El pegamento recomendado es uno resistente al agua, a mí la silicona caliente me ha servido por ahora, pero no sé cuánto va a durar.


Una vez tenemos listas las composiciones vamos a preparar el líquido del interior del tarro, que estará compuesto por purpurina, agua y un poco de glicerina (la suficiente para hacer que la purpurina caiga lentamente, se ve rápidamente cuándo será suficiente). Y una vez que tengamos la mezcla casi a rebosar probamos a cerrar con la tapa y las figuras ya adheridas, de modo que quede la mínima cantidad de aire en el interior.


Pues el resultado lo podéis imaginar, así comienza mi colección, aunque algunos ya lo tienen sus dueños definitivos:


Y esto es todo! Fácil, verdad? Os animo a que lo intentéis, bien en Navidad o quizás en otra época... yo estoy pensando que es una buena opción para meter fotografías o cualquier objeto... lo que sea con tal de ampliar la colección!



15 diciembre 2014

DIY · Calendario de adviento

Ya sé... ya sé que es tarde para presentaros un Calendario de Adviento, pero este forma parte de un regalo muy especial y no quería publicar nada antes de que viera todas y cada una de las sorpresas que encontraría.
A día de hoy, 15 de diciembre, ya habrá desvelado todas las sorpresas y es el momento para publicarlo!


Todos tenemos algún amigo que se desvive de la emoción en estas fechas. En mi caso, mi amiga Laura es la típica fanática de todas las fiestas en general y de Christmas en particular... ya llevaba tiempo insinuando que no tendría calendario de adviento más que el que encontraría en cualquier supermercado y rápidamente nos surgió la idea para su cumpleaños, que como viene siendo habitual se celebra con cierto retraso. ¡Este año le regalaríamos un Calendario de Adviento personalizado!


La elaboración es bastante sencilla, sólo necesitábamos unos recipientes donde contener las sorpresas: mensajes divertidos y chocolatinas en nuestro caso (algo que ese complica cuando hay que elaborarlas una a una y sin lactosa, eso no me tocó a mí, menos mal ;)

Adquirimos estas cajas y sólo es necesario realizar una composición, en nuestro caso optamos por levantar una pirámide (simulando un árbol de navidad). Los números no pueden faltar en un calendario y estos de madera nos enamoran.


Para la decoración nos decidimos por algo sencillo, tonos pastel y combinar el neutro de la madera con el verde y algún toque de color que aportaban el resto de los mini-muffins.


Este fue el resultado, apuntadlo en vuestra agenda para el próximo año! Además hay muchas más ideas en la web, yo ya sé qué calendario haré para el próximo año y aquí estaré para enseñároslo!


14 noviembre 2014

DIY · Teddy Unicorn

Cómo hacer un unicornio de trapo.


¡Por fin estoy de vuelta! He sobrevivido al rodaje de Juego de Tronos, que como bien os comenté me ha tenido ocupado todo el mes de Octubre. Estoy deseando de que se estrene el capítulo para poder contaros la experiencia con detalles, sólo os puedo adelantar que para mi ha sido un verdadero honor y, aparte de las vivencias y lo aprendido, me llevo grandes amigos!

Durante el rodaje aún pude sacar algún hueco para terminar el muñeco de trapo que ya tenía empezado.
En mi cuenta de instagram ya había publicado la preparación de los tejidos para esta finalidad, en una imagen titulada ¿dónde está el aburrimiento?

Para realizar un muñeco de trapo podéis seguir los siguientes pasos:
1- Diseño.
2- Selección de materiales.
3- Manos a la obra.

El proceso de diseño es crucial, en él se deja fluir la imaginación y podemos llegar a lugares inesperados. Yo recomiendo no complicarse mucho y definir un objeto cuanto más sencillo, mejor.

La fase dos es la más sencilla, o al menos a mí me ha resultado muy fácil, sólo se trata de buscar entre los materiales disponibles los que más se ajusten a nuestro diseño. En mi caso he optado por una combinación que he conseguido en un muestrario descatalogado de una tienda de decoración textil.

Y por fin la fase tres, sin duda la más gratificante, independientemente de que el resultado sea mejorable (como es mi caso).


Aconsejo esta distracción para elaborar muñecos de trapos con prendas en desuso con algún defecto que nos impidan su reciclado de ningún otro modo (como la donación) o prendas a las que tengamos un especial efecto pero ya no nos sienta bien o se nos queda pequeña/grande.
Así, tendremos siempre cerca aquella camiseta que nos regalaron en algún momento especial, pero con una función y apariencia completamente novedosa!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...